ÁgoraRevista.com es una publicación sobre temas de seguridad en México. ÁgoraRevista se enfoca en noticias y análisis sobre las actividades de SEDENA, SEMAR, la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) y la Secretaría de Gobernación (SEGOB) en su lucha contra el cártel Los Zetas y otras organizaciones de tráfico de drogas. También reporta sobre la colaboración entre estas instituciones militares mexicanas y sus contrapartes en Estados Unidos para prevenir el tráfico de cocaína, heroína, mariguana y drogas sintéticas y sobre el avance de las tecnologías militares que apoyan esta lucha

Periodistas mexicanos, un blanco más de los cárteles de la droga

Periodistas asesinados: Detectives de la policía buscan huellas dactilares en el auto del animador de televisión José Luis Cerda cerca de las oficinas del canal en Monterrey el 24 de marzo de 2011. La policía encontró el cuerpo de Cerda, con un disparo en la cabeza, vendado y atado de pies y manos, tirado en una de las autopistas principales de Monterrey, la ciudad más rica de México, tras haber sido secuestrado la noche del jueves cuando salía de las oficinas locales del canal. [REUTERS/Stringer]

Periodistas asesinados: Detectives de la policía buscan huellas dactilares en el auto del animador de televisión José Luis Cerda cerca de las oficinas del canal en Monterrey el 24 de marzo de 2011. La policía encontró el cuerpo de Cerda, con un disparo en la cabeza, vendado y atado de pies y manos, tirado en una de las autopistas principales de Monterrey, la ciudad más rica de México, tras haber sido secuestrado la noche del jueves cuando salía de las oficinas locales del canal. [REUTERS/Stringer]

Los Zetas han asesinado a varios periodistas por informar sobre la violenta actividad del cártel. Los brutales asesinatos, incluyendo la decapitación de una blogger conocida como la Nena de Laredo, buscan intimidar a los periodistas que informen sobre Los Zetas.

Las autoridades informaron que, en los últimos 13 meses, un periodista y un animador de un programa de variedades de la TV fueron asesinados, presuntamente por estar afiliados a una organización delictiva transnacional.

“Es peligroso estar en la nómina de un cartel”, declaró un periodista que trabaja en una zona fronteriza donde Los Zetas y el Cártel del Golfo luchan por la supremacía de las plazas de narcotráfico.

Los periodistas que reciben dinero de un grupo de delincuencia organizada se convierten con frecuencia en blanco del cártel rival, dijo el reportero, quien pidió no ser identificado por razones de seguridad.

La percepción de ser partidario de un cártel específico puede ser peligrosa para un periodista aunque no esté en la nómina del cártel, señaló el reportero.

¿Fue el asesinato de un periodista, un caso de confusión de identidad?

El 6 de enero, Raúl Quirino Garza, reportero del diario “La última palabra”, fue asesinado a balazos en Cadereyta, cerca de Monterrey.

Según los informes publicados, Quirino Garza de 30 años, fue acribillado mientras manejaba un auto nuevo. Las autoridades informaron que la policía encontró al menos 15 casquillos dentro de del vehículo.

Un vocero de la policía estatal señaló que el o los asesinos podrían haber creído que el periodista trabajaba para un grupo de delincuencia organizada, según reportes publicados. Los Zetas y el Cártel del Golfo luchan por el control de las rutas de narcotráfico en la zona de Monterrey.

Además de trabajar para el periódico, Quirino Garza era empleado de la Secretaría municipal de Desarrollo Social o Sedesol.

¿Asesinaron a La Gata por ayudar a los Zetas?

Una noche de marzo de 2011, José Luis Cerda Menéndez, coconductor del programa televisivo de variedades “El Club” y sus dos compañeros fueron secuestrados a punta de pistola en Monterrey, y forzados a entrar en un vehículo utilitario deportivo.

Cerda, de 33 años, era conocido como “La Gata”. En el programa, presentaba sketches interpretando a un muchacho de un barrio pobre o a un pandillero, informó el San Antonio Express-News. La Gata y sus dos compañeros salían del estudio de Televisa cuando fueron secuestrados.

La mañana siguiente al secuestro, el cuerpo de La Gata fue encontrado a orillas de un boulevard en Guadalupe; tenía las manos atadas y un tiro en la cabeza.

Los dos compañeros que fueron secuestrados junto con la Gata eran Juan Roberto Gómez Meléndez de 30 años, primo de Cerda y Luis Ruiz Carrillo, de 20 años, camarógrafo de Coahuila. Sus cuerpos se encontraron a pocos kilómetros de los restos de La Gata, también asesinados a balazos.

El cuerpo de La Gata estaba cerca de un muro de concreto con un grafiti que decía: “Deja de cooperar con Los Zetas”, el grafiti estaba firmado “CDG”, las iniciales del Cártel del Golfo.

¿Quién robó el cuerpo de la Gata?

Un grupo armado llegó a la escena del crimen y, frente a las autoridades policiacas, tomó el cuerpo de La Gata y se lo llevó en un vehículo.

Seis horas y media más tarde, los restos del presentador aparecieron en el interior de un Mercedes Benz plateado frente a un parque.

Según los informes publicados, La Gata había logrado el éxito profesional a pesar de su lucha contra la adicción a las drogas. El presentador trabajó como albañil antes de convertirse en una personalidad de televisión y había luchado contra su adicción a las drogas por casi veinte años.

Ruiz Carrillo estudiaba la carrera de comunicaciones en la Universidad metropolitana de Monclova, y se había trasladado a Monterrey para entrevistar a La Gata como parte de un proyecto sobre delincuentes, drogadictos y alcohólicos con éxitos personales y profesionales tras dejar la vida en las calles, según un informe de "La Jornada".

Las autoridades no han hecho ningún arresto en relación con estos asesinatos.

Periodistas y agencias de noticias bajo fuego

Desde que el presidente Calderón envió al ejército a perseguir a los cárteles en diciembre de 2006, más de 40 periodistas mexicanos han sido asesinados o han desaparecido, según el Comité para la Protección de los Periodistas con sede en Nueva York.

El enero, el Instituto Internacional de Prensa (IPI, por sus sigla en inglés) señaló que México fue el país más peligroso del mundo para los periodistas en 2011. Diez reporteros y trabajadores afiliados de los medios (como ser camarógrafos) fueron asesinados ese año mientras cumplían sus funciones, declaró la IPI, organización mundial dedicada a la libertad de prensa con sede en Viena.

En algunas zonas, existe un bloqueo informativo sobre la violencia de los cárteles, ya sea por intimidación a los reporteros y editores o por el pago de sobornos.

En julio de 2010, un tiroteo de cinco horas en Nuevo Laredo entre Los Zetas y el ejército dejó un saldo de 12 muertos, informó thedailybeast.com. Sin embargo, ni los periódicos de la ciudad ni las estaciones de televisión o de radio informaron sobre la balacera.

“Se trata de situaciones tristes. En los últimos diez años, la violencia generada por la guerra de pandillas ha empeorado en todo el país, no sólo en contra de los periodistas sino contra todos los defensores de los derechos humanos”, comentó José María Ramos García, investigador del Colegio de la Frontera Norte.

Y agregó: “Los periodistas no son los únicos que se han convertido en víctimas de la violencia. Incluso los propios medios de comunicación han sido blanco de varios ataques”.

Las instalaciones locales de Multimedios, Milenio, Televisa, TV Azteca y El Norte han sido atacadas con granadas o disparos, mencionó El Universal.

“Es urgente que las autoridades asuman la responsabilidad en la protección de ese sector de la sociedad que ha sido víctima de constantes agresiones, se debe impulsar la federalización de los crímenes contra periodistas y la creación de un sistema de protección”, puntualizó Ramos García.

Evalúe este artículo

Votos Del Artículo: 4.0 / 5 (94 Votes)
 

Envíe sus comentarios

 
Comentario

Política de comentarios

* Obligatorio




1500 caracteres restantes (1500 máx.)

Button