ÁgoraRevista.com es una publicación sobre temas de seguridad en México. ÁgoraRevista se enfoca en noticias y análisis sobre las actividades de SEDENA, SEMAR, la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) y la Secretaría de Gobernación (SEGOB) en su lucha contra el cártel Los Zetas y otras organizaciones de tráfico de drogas. También reporta sobre la colaboración entre estas instituciones militares mexicanas y sus contrapartes en Estados Unidos para prevenir el tráfico de cocaína, heroína, mariguana y drogas sintéticas y sobre el avance de las tecnologías militares que apoyan esta lucha

Cárteles de la droga mexicanos desarrollan vínculos sólidos con MS-13 y Calle 18

Un exdirigente de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) apodado "El Recio" posa durante una sesión de fotos en la cárcel de Comayagua en Honduras. El pandillero de 32 años cumple una condena por varios crímenes, incluyendo asesinato, extorsión y tráfico de drogas. Los tatuajes de El Recio indican su rango en la pandilla y el respeto que inspira en las calles. [Reuters/Edgard Garrido]

Un exdirigente de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) apodado "El Recio" posa durante una sesión de fotos en la cárcel de Comayagua en Honduras. El pandillero de 32 años cumple una condena por varios crímenes, incluyendo asesinato, extorsión y tráfico de drogas. Los tatuajes de El Recio indican su rango en la pandilla y el respeto que inspira en las calles. [Reuters/Edgard Garrido]

Cárteles mexicanos colaboran con las pandillas callejeras de Centroamérica, proporcionándoles armas de alta potencia y utilizándolas para ayudar en el transporte de drogas a través de América Latina y hacia Estados Unidos, según agencias del orden y funcionarios del gobierno.

Las pandillas callejeras de América Central de peor reputación, como ser la Mara Salvatrucha (MS-13) y la Calle 18, están a punto de convertirse en importantes organizaciones criminales transnacionales como resultado de esta asociación, afirman analistas y agentes del orden.

La evolución de las pandillas de Centroamérica que pasan de ser asociaciones de rateros a sindicatos más coherentes ha alarmado a las autoridades de Guatemala, El Salvador y Honduras, todos los cuales están viendo la intromisión de cárteles mexicanos en sus territorios.

En diciembre, el congreso hondureño votó de manera abrumadora seguir un modelo utilizado por el presidente mexicano Felipe Calderón: desplegar a los militares para luchar contra la delincuencia organizada.

"Esta legislación permitirá a las fuerzas armadas asumir funciones de policía para hacer frente al crimen organizado y a los traficantes de drogas que operan en todo el país", dijo el congresista Oswaldo Ramos, miembro del Partido Conservador que gobierna al país.

El presidente hondureño Porfirio Lobo dijo que un despliegue temporal anterior de los militares para apoyar a la policía en noviembre resultó en una caída del 36 por ciento de homicidios para ese mes. Honduras es el líder mundial en homicidios per cápita, con 82 asesinatos por cada 100 mil habitantes el año pasado, de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

Según las encuestas de opinión, el despliegue del ejército goza de popularidad entre los hondureños, quienes confiesan a los encuestadores que se sienten más seguros ahora que los soldados patrullan las calles.

Un aldeano apunta su arma mientras registra vehículos que entran a Castanas, Guatemala, en busca de armas, el 19 de julio. Los pobladores formaron recientemente un grupo armado para defenderse en respuesta a una amenaza de extorsión de la banda criminal de la Mara Salvatrucha (MS-13. [Reuters/Jorge Dan López]

Un aldeano apunta su arma mientras registra vehículos que entran a Castanas, Guatemala, en busca de armas, el 19 de julio. Los pobladores formaron recientemente un grupo armado para defenderse en respuesta a una amenaza de extorsión de la banda criminal de la Mara Salvatrucha (MS-13. [Reuters/Jorge Dan López]

Aumento de la violencia a lo largo del "triángulo del norte"

El saliente presidente de Guatemala, Alvaro Colóm, dijo en una reciente entrevista de la BBC que una de sus mayores preocupaciones eran las crecientes alianzas entre cárteles transnacionales mexicanos y las pandillas callejeras centroamericanas. Las pandillas o "maras", que suelen vender drogas a nivel minorista y están involucradas en el robo, el secuestro y la extorsión en sus países de origen y en Estados Unidos.

El ministro del Interior de Honduras, Carlos Menocal, ha advertido que cárteles mexicanos, como Los Zetas, están suministrando a los maras armamento moderno y entrenamiento en habilidades de gestión criminal.

"Hace dos años y medio, podíamos decir que las maras aún estaban usando rifles improvisados. Ahora usan AK-47, Galils, AR-15, ametralladoras con visores láser, además de pistolas nuevas de 9 mm y .40", le dijo al Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson.

Las autoridades guatemaltecas estiman que entre 1,2 millones y 1,8 millones de armas están en uso en el país.

La MS-13 fue fundada por inmigrantes centroamericanos en los "barrios" de Los Angeles en la década de 1980 y todavía tiene una presencia importante en California y otros estados de EE.UU.. La MS-13, así como su archirrival, Calle 18, se expandió rápidamente en toda Centroamérica a través de los deportados.

El crecimiento de las pandillas en América Central ha sido rápido. Las estimaciones del número de integrantes de pandillas en toda la región varían, de 70 mil a 100 mil. La ONUDD ha citado totales de pertenencia del país de unos 10.500 en El Salvador, 36 mil en Honduras y 14 mil en Guatemala, aunque algunos observadores académicos sostienen que el número puede ser mayor.

Las siete naciones de América Central son particularmente susceptibles al crecimiento de pandillas y delitos violentos debido a un aumento en el tráfico de drogas consecuencia de estar atrapados "entre los países más grandes el mundo en producción de drogas y en consumo de drogas", según el informe de la ONUDD: “La influencia desestabilizadora del tráfico de drogas en los países de tránsito”.

Otros rasgos que ponen a algunos países centroamericanos en riesgo son la urbanización caótica, el crecimiento de la población joven y las altas tasas de desempleo, según el informe de la ONUDD.

Los funcionarios de la ONUDD se cuestionaron hace un año si las principales bandas como MS-13 y Calle 18 se involucrarían más en el tráfico de drogas. Sugirieron que esto era poco probable ya que la mayoría de los reductos de la pandilla estaban tierra adentro y "lejos de las rutas marítimas a lo largo de las cuales fluye la mayoría de la cocaína antes de llegar a México".

Las pandillas se vuelven mucho más sofisticadas

Las autoridades policiales de El Salvador dicen que ahora hay indicios de que esto está cambiando. Aunque las bandas todavía están muy centradas en sus barrios y en la extorsión, el secuestro, el tráfico de personas y el contrabando de autos y armas, también están experimentando con el tráfico de drogas transnacional, posiblemente bajo la tutela de Los Zetas.

Las autoridades salvadoreñas dicen que algunas facciones de la MS-13 ahora controlan el tráfico a lo largo de la costa de la provincia suroccidental de La Unión, especialmente el Golfo de Fonseca, posición altamente estratégica adyacente a Honduras y Nicaragua.

Los miembros de la MS-13 han estado extorsionando a pescadores y empresas y utilizando botes de alta velocidad para contrabandear personas, drogas y armas. A las autoridades salvadoreñas también les preocupa el alto grado de planificación y coordinación entre las facciones de la MS-13, incluyendo los grupos Heister, Coronados, Satellite y Pinos Locos Way, o camarillas, como se les conoce.

"Eso significa que estas camarillas y sus líderes son cada vez más sofisticados y ambiciosos", dijo el analista de seguridad privado, Samuel Logan, asesor de empresas extranjeras que trabajan en Centroamérica.

"Nuestra inteligencia sugiere que se están llevando a cabo cargamentos de drogas a granel. Existe un intenso tráfico de la MS-13 en el área", dijo a los periodistas Jesús Manuel Elías Barquero, comandante militar de La Unión. Sostuvo que las facciones de la MS-13 implicadas parecen decididas a ampliar sus operaciones desde el continente a las islas del Golfo de Fonseca.

Los oficiales navales están de acuerdo. El capitán Juan Antonio Calderón afirmó que la Armada salvadoreña está aumentando sus patrullajes de intercepción en el Golfo de Fonseca, pero reconoce que los traficantes de la MS-13 logran evadirlos.

"Estamos tratando de cambiar el modo en que llevamos a cabo los patrullajes para aumentar su eficacia, pero no descartamos la posibilidad de que se están trasladando a las islas del Golfo de Fonseca", dijo Calderón a los periodistas, agregando que es factible que las unidades de marina sean desplazadas a la zona para ayudar en los esfuerzos de intercepción. El presidente salvadoreño Mauricio Funes reconoció en una entrevista con reporteros el año pasado que, al igual que Guatemala, su país presenciaba una unión entre la MS-13 y los cárteles mexicanos, especialmente Los Zetas. Dijo que le preocupa cada vez más la lucha contra las pandillas y los cárteles mexicanos.

"Pocos días después de que asumí el cargo, recibí un informe de inteligencia diciendo que Los Zetas estaban explorando el territorio y que habían empezado a hacer contactos con narcotraficantes y pandillas salvadoreñas, especialmente la MS", dijo. "El cambio que se ha producido últimamente es que las pandillas se han involucrado en el negocio. Al principio, eran un grupo de jóvenes rebeldes. A medida que el tiempo pasó, las bandas se convirtieron en asesinos a sueldo. Ahora la situación es que las pandillas se han convertido en parte de todo el proceso”.

Evalúe este artículo

Votos Del Artículo: 3.0 / 5 (62 Votes)
 

Envíe sus comentarios

 
Comentario

Política de comentarios

* Obligatorio




1500 caracteres restantes (1500 máx.)

Button