ÁgoraRevista.com es una publicación sobre temas de seguridad en México. ÁgoraRevista se enfoca en noticias y análisis sobre las actividades de SEDENA, SEMAR, la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) y la Secretaría de Gobernación (SEGOB) en su lucha contra el cártel Los Zetas y otras organizaciones de tráfico de drogas. También reporta sobre la colaboración entre estas instituciones militares mexicanas y sus contrapartes en Estados Unidos para prevenir el tráfico de cocaína, heroína, mariguana y drogas sintéticas y sobre el avance de las tecnologías militares que apoyan esta lucha

Las extorsiones telefónicas se extienden por todo México

Extorsiones en aumento: silueta de un empresario que salió de México hace tres años debido a las extorsiones, Ciudad Juárez, 19 de febrero de 2010. [REUTERS/Tomas Bravo]

Extorsiones en aumento: silueta de un empresario que salió de México hace tres años debido a las extorsiones, Ciudad Juárez, 19 de febrero de 2010. [REUTERS/Tomas Bravo]

Las autoridades tratan de conseguir que la gente le cuelgue a los extorsionadores telefónicos que aterrorizan a los mexicanos para que les entreguen dinero.

Los extorsionadores telefónicos se aprovechan tanto de los temores intensificados debido a la violencia relacionada con el narcotráfico y la característica cultural de México de ser cortés con extraños.

En la llamada típica, las personas escuchan a una chica en la línea gritando por ayuda y diciendo que ha sido secuestrada. A los destinatarios se les hace creer que la chica es su hija. Después de hacerles escuchar la súplica, un hombre pasa al teléfono y exige dinero, instruyendo a la persona a que lo lleve a una ubicación específica o lo deposite en una cuenta bancaria.

Aunque suene como melodrama de Hollywood, en un país donde las personas realmente son secuestradas, es fácil caer en la trampa.

"Parece que te conocen", dijo Jorge Alvarez Martinez, director del Programa de intervención de crisis en la Universidad Nacional Autónoma de México (U.N.A.M.). "Tienen toda una serie de argumentos. Te dicen que están reteniendo a tu hija y si no estás absolutamente seguro en el momento de la llamada de dónde está tu hija, puedes comenzar a imaginar cosas".

Las personas que llaman a menudo pretenden ser miembros de las infames mafias de drogas de México.

"La mayoría de ellos son imitadores", dijo el procurador de la ciudad de México, Miguel Mancera. "Utilizan el nombre de las principales organizaciones criminales. O sea, llaman y dicen que están hablando Los Zetas, o que está hablando La Familia".

Detener este crimen de extorsión es tan fácil como simplemente colgar el teléfono, pero no es tan fácil capturar los autores. Se han logrado avances, al menos en la capital mexicana, donde hasta el momento las extorsiones telefónicas reportadas al Centro de Llamadas en este año han disminuido en un 35 por ciento en comparación con el año anterior, dijo Mancera.

Uno de los principales motivos es más sensibilización acerca del Centro de Llamadas, que desde su creación en diciembre de 2007 ha recibido 433.685 querellas sobre extorsión telefónica. Otro factor clave es la masiva campaña de radio difundida en 70 estaciones en el Valle de México. En un acto de solidaridad, la asociación de locutores de radio de la ciudad de México donó el tiempo al aire.

Las señales en lugares públicos como el aeropuerto de la ciudad de México también advierten sobre la extorsión telefónica. Otro esquema que fue popular involucraba a llamadores haciéndose pasar por autoridades de aduana que dicen que parientes que viven en Estados Unidos han sido detenidos en el aeropuerto y la víctima de la extorsión debe pagar una multa para que el familiar entre al país.

“Ya está muy definido el modus operandi de estas personas”, dijo el jefe de la policía investigativa de la ciudad de México, comandante Raúl Peralta Alvarado. “Ha habido una buena campaña de difusión por parte de la autoridad y se ha permitido que la gente no sea objetivo de extorsiones”.

Extorsionadores llaman desde las cárceles

Debido al alto número de informes en el Centro de Llamadas, las autoridades de la ciudad de México han amasado un banco de datos de números, principalmente teléfonos móviles, que se utilizan en las llamadas que salen. Irónicamente, muchas de las llamadas provienen del interior de los reclusorios mexicanos.

Cuando se le preguntó por qué delincuentes convictos tienen acceso a teléfonos celulares en las cárceles de la ciudad de México, Mancera suspiró profundamente, poniendo de relieve la complejidad del problema.

“Esta ha sido una problemática contra la que se ha luchado”, dijo Mancera. “En la visita familiar o conyugal les ingresan los celulares, escondidos de todas las maneras que te puedes imaginar. Las revisiones son cada vez más estrictas. En muchos de los casos, los prisioneros utilizan a las mujeres para esos ingresos”.

Un alto porcentaje de las personas que trabajan para los extorsionadores en el exterior también son mujeres, dijo Mancera, ya sea miembros de la familia de los convictos o alguien vinculado sentimentalmente con ellos.

“El que llama, lo único que hace es eso: la llamada telefónica, la presión”, dijo Mancera. “Y luego en el exterior tiene gente que opera. O sea, el que llama es el que sabe causar temor, cómo amenazar y los que están en la calle son los que cobran, los que reciben dinero, los que cobran efectivos, los que mueven las cuentas”.

Destacó que autoridades de la ciudad están trabajando para detener el contrabando.

“En el DF, el tema de las extorsiones que salen de prisión son temas que se están atacando directamente con la Secretaría de Gobierno con buenos resultados”, dijo Mancera. “Tienen una estrategia, están realizando cateos, verificaciones, monitoreos en los reclusorios”.

Las extorsiones telefónicas se extienden a toda la nación

Aunque las extorsiones telefónicas están disminuyendo en la Ciudad de México, las llamadas se han extendido a otras partes de México, especialmente a estados asediados por el crimen, como Tamaulipas y Guerrero, donde son más frecuentes los secuestros de funcionarios, ricos empresarios, periodistas y aun inocentes trabajadores migrantes.

En Acapulco, ubicado en el estado de Guerrero y una de las 10 ciudades más peligrosas de México, según información del consejo de vigilancia de los ciudadanos, Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia de México, el abogado Antonio Palazuelos recibió recientemente un intento de extorsión telefónica.

Estaba reunido con los clientes en un restaurante cuando sonó su teléfono celular y escuchó una voz desesperada que sonaba como su hija de 22 años de edad. Estaba gritando y pidiendo ayuda, diciéndole que había sido forzada a entrar a un SUV. Aunque había recibido amenazas falsas antes, esta era la primera vez que escuchaba a una chica llorando y pidiendo ayuda. Mantuvo la conversación con los llamadores hasta que se dio cuenta de que la llamada era falsa.

"Tienes que estar mirando tu espalda porque no sabes si es cierto o no", dijo Palazuelos. "Sabes que Los Zetas están en la ciudad. Sabes que secuestran personas. No puedes tomar estas cosas con ligereza. Si eres una persona responsable, tienes que tomarlo en serio porque puede ser real”.

Si bien no todas las ciudades en México tienen un número para reportar amenazas telefónicas, el número del Gobierno Federal para informar sobre amenazas es el 089. El número ha estado en funcionamiento desde febrero de 2006. Palazuelos dijo que después de darse cuenta de que la llamada era falsa, llamó al 089 para reportar el incidente. Sin embargo, no hubo ningún identificador de llamadas en la llamada que recibió por lo que no pudo proporcionar un número a las autoridades.

"Dijeron que no había nada que pudieran hacer sin tener el número", dijo Palazuelos.

Alvarez dijo que es normal que las personas reaccionen con temor, debido a la cantidad de secuestros y decapitaciones reales y las imágenes de cadáveres y derramamiento de sangre reportados regularmente en los medios de comunicación mexicanos.

"No podemos llamar a esto una psicosis, porque una psicosis implica un miedo imaginario y aquí en México el temor se basa en algo real", dijo Alvarez.

Eso es lo que lleva a algunas personas a entregarles dinero, que generalmente va desde US$100 hasta unos US$ 10,000, a pesar de que sus seres queridos nunca estuvieron realmente en peligro.

"El problema es que se trata de dinero fácil", dijo el Procurador General Mancera. "Han encontrado una forma muy sencilla de hacer dinero y no en cantidades insignificantes”.

Hasta ahora, la mayor extorsión registrada fue alrededor de 20,000 dólares y un automóvil, dijo Mancera.

Los mexicanos pueden ser especialmente susceptibles a este tipo de estratagema por otras razones.

“Los mexicanos tenemos una forma muy particular de conectarnos con personas por teléfono. Somos amigables, coloquiales y nos gusta charlar," dijo Alvarez. "En otros países, como Estados Unidos, las personas sólo tenderían a decir lo siento, número equivocado y cuelgan. Pero aquí no. Estamos muy acostumbrados a charlar con la gente, incluso si no la conocemos”.

Evalúe este artículo

Votos Del Artículo: 3.0 / 5 (49 Votes)
 

Envíe sus comentarios

 
Comentario

Política de comentarios

* Obligatorio




1500 caracteres restantes (1500 máx.)

Button