El grito de guerra del país contra los cárteles ha atraído a colaboradores regionales e internacionales

La violencia resurge en Guatemala

Volumen 4, No. 3 2011
1. Soldados guatemaltecos patrullan Alta Verapaz durante el estado de sitio  en diciembre del 2010. [AGENCE FRANCE-PRESSE] 2. Durante el estado de sitio,  oficiales de seguridad guatemaltecos confiscaron 230 armas. [THE ASSOCIATED  PRESS] 3. La policía guatemalteca presenta a miembros sospechosos del cártel  mexicano Los Zetas arrestados en Alta Verapaz en diciembre del 2010.  [REUTERS]

1. Soldados guatemaltecos patrullan Alta Verapaz durante el estado de sitio en diciembre del 2010. [AGENCE FRANCE-PRESSE] 2. Durante el estado de sitio, oficiales de seguridad guatemaltecos confiscaron 230 armas. [THE ASSOCIATED PRESS] 3. La policía guatemalteca presenta a miembros sospechosos del cártel mexicano Los Zetas arrestados en Alta Verapaz en diciembre del 2010. [REUTERS]

En el año 2008 las cosas comenzaron a desenmarañarse en Guatemala. Eso fue cuando Los Zetas ingresaron silenciosamente desde México a los espacios salvajes de Alta Verapaz, matando al capo de la droga del lugar, Juan José “Juancho” León, amenazando a los residentes y tomando el control del tráfico de cocaína en toda la región.

En ese entonces, el radar de seguimiento de los EUA mostraba que cerca del 44 por ciento de los cargamentos de cocaína que se dirigían hacia el norte se movían a través de Centroamérica, reportó The New York Times. En el año 2010, esa cifra se acercaba al 84 por ciento.

La violencia también se mantuvo alta. En el año 2010, el país de 14 millones de habitantes fue testigo de 6,500 homicidios, con 548 reportados en enero, según la Policía Nacional Civil.

Para detener la erosión constante de la seguridad en su país, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, convocó a la creación de una fuerza multinacional que combata al crimen organizado en Centroamérica, con el apoyo de los Estados Unidos, México y Colombia. “Debemos unirnos para atacarlos, dominarlos y reducirlos al mínimo”, declaró Colom al periódico mexicano El Universal en enero, y agregó que la región está siendo “sofocada” por las rutas del tráfico de drogas. El plan para una fuerza conjunta formó parte de la agenda de la cumbre del Sistema de Integración Centroamericano que se llevó a cabo en junio.

La petición para la cooperación en seguridad se presentó mientras Colom realizaba otra acción sin precedentes, la demanda de un estado de sitio de dos meses en Alta Verapaz para retomar el territorio de manos de los traficantes de drogas. Los soldados y policía trabajaron en conjunto para expulsar a los Zetas, arrestando a 18 miembros sospechosos, declaró Leslie Pérez, vocera del Ministerio de Gobernación de Guatemala. Durante el estado de sitio, el cual permitió que las fuerzas de seguridad llevaran a cabo búsquedas e hicieran arrestos sin garantías, los crímenes reportados disminuyeron en 50 por ciento, declaró Pérez.

En febrero, el gobierno reportó que el estado de sitio había dejado como resultado la confiscación de varias camionetas SUV blindadas, 230 armas de fuego (incluyendo rifles de asalto y lanzagranadas),y cinco aviones usados por los traficantes de drogas. “El crimen organizado no solamente se está infiltrando en el país, me duele decirlo, pero los traficantes de drogas nos tienen acorralados”, declaró Colom ante el Congreso. “Tan sólo las armas confiscadas en Alta Verapaz son más que las de las brigadas del ejército”.

Amenazas co ntra civiles

En medio de las medidas de emergencia, un mensaje siniestro fue enviado a los ciudadanos de Guatemala. Hombres, que declararon ser operativos de los Zetas irrumpieron en tres estaciones de radio en Alta Verapaz y amenazaron con quemarlas si los locutores no transmitían su amenaza de guerra, declaró Nery Morales, portavoz del Ministerio de Gobernación, a The Associated Press. El mensaje decía que si el presidente no cumplía sus promesas no especificadas, “la guerra comenzará en este país, en centros comerciales, escuelas y estaciones de policía”. Era la última táctica de intimidación utilizada por los despiadados traficantes de drogas quienes llegaron en tropel al territorio guatemalteco portando rifles de asalto en forma amenazadora. Haciéndose pasar por oficiales del gobierno, pidieron a los pobladores los nombres de los antiguos soldados de las fuerzas especiales guatemaltecas o Kaibiles, Valeriano Maquín, poblador del lugar, declaró a The Wall Street Journal. Maquín dijo que pensaba que los forasteros estaban tratando de reclutarlos.

Un soldado obtiene huellas digitales de un hombre muerto durante  operaciones militares en Alta Verapaz en diciembre del 2010. [REUTERS]

Un soldado obtiene huellas digitales de un hombre muerto durante operaciones militares en Alta Verapaz en diciembre del 2010. [REUTERS]

También empezaron a despejar áreas para no permitir que los pobladores interfirieran con sus operaciones de tráfico de drogas. “Ellos amenazan a las familias, ‘O nos venden las tierras y se van caminando o se rehusan y se van muertos’, Oscar Pop, líder indígena, declaró a The Washington Post.

Bajando la Guardia

La milicia guatemalteca, la cual luchó contra las guerrillas izquierdistas durante la guerra civil que enfrentó el país durante 36 años, está mal preparada para enfrentar a los traficantes de drogas que se encuentran bien financiados y bien armados, declaró Alberto Islas, experto en seguridad, a The Wall Street Journal. Después que el proceso de paz empezó en 1996, el tamaño del ejército fue reducido. En el año 2004, tres bases militares ubicadas a lo largo de la frontera con México fueron cerradas, dejando las puertas abiertas a los criminales.

Un investigador protege una escena de crimen donde un hombre y una mujer  fueron asesinados durante el robo a un autobús en Ciudad de Guatemala. [THE  ASSOCIATED PRESS]

Un investigador protege una escena de crimen donde un hombre y una mujer fueron asesinados durante el robo a un autobús en Ciudad de Guatemala. [THE ASSOCIATED PRESS]

“Nunca imaginé que el conflicto armado había protegido al país”, declaró el presidente Colom en una entrevista con The Wall Street Journal. “Las guerrillas nunca se involucraron con el tráfico de drogas. Y luego reducimos a la milicia y la policía”.

Carlos Menocal, ministro de Gobernación de Guatemala, ha declarado que las filas de las fuerzas policiales del país son débiles, con sólo un oficial por cada 700 pobladores. Las Naciones Unidas recomiendan uno por cada 400 pobladores. Las filas también están propensas a la corrupción (dos ex jefes de la policía nacional han sido acusados de corrupción en los años recientes). El gobierno ha buscado reformar la Policía Civil Nacional con el apoyo de los Estados Unidos y otros países, pero es un reto de grandes proporciones.

“El estado guatemalteco es un estado muy débil. No tiene los recursos para enfrentar problemas tan graves como el narcotráfico”, declaró Claudia Paz, Procuradora General de Justicia de Guatemala, a The Wall Street Journal. “Fue muy fácil para los traficantes mudarse aquí porque hay algunas áreas en este país donde prácticamente no existe la presencia del estado”.

La experiencia de Guatemala enfatiza la necesidad del trabajo en conjunto de los países contra las organizaciones criminales transnacionales tales como Los Zetas. La contribución de los Estados Unidos incluye el financiamiento de la Iniciativa de Seguridad Regional Centroamericana y la experiencia de la DEA, la cual envió helicópteros Huey a perseguir a traficantes de drogas que intentaban aterrizar en pistas de aterrizaje remotas en Guatemala el año pasado, reportó The Washington Post.

Colom no ha detenido su cruzada para traer refuerzos para la seguridad de su país. Colom declaró a El Universal que él ha buscado más ayuda antidrogas de la Unión Europea, y en marzo, él y otros líderes centroamericanos se reunieron con líderes de la ONU para buscar su apoyo. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, los escuchó fuerte y claro. “Tenemos que promover la seguridad para todos los guatemaltecos y sus hijos,” afirmó Ban. “Estoy seguro que la gente de Guatemala está de acuerdo en que no terminaron con 36 años de conflicto armado solamente para ver la violencia tomar otras formas. Ahora es momento de terminar con todo tipo de violencia”.

Juana Bautista Xiua llora la muerte de sus dos hijos, quienes fueron  asesinados mientras trabajaban, uno como conductor y el otro como asistente, en  un autobús público en Ciudad de Guatemala. Los grupos de crimen organizado  normalmente tienen como objetivo a conductores de autobuses para extorsionarlos  y amenazarlos. [THE ASSOCIATED PRESS]

Juana Bautista Xiua llora la muerte de sus dos hijos, quienes fueron asesinados mientras trabajaban, uno como conductor y el otro como asistente, en un autobús público en Ciudad de Guatemala. Los grupos de crimen organizado normalmente tienen como objetivo a conductores de autobuses para extorsionarlos y amenazarlos. [THE ASSOCIATED PRESS]

LOS ZETAS

Inicios: El grupo lo formaron 40 soldados de las fuerzas especiales que≠ desertaron para trabajar como el ala de las fuerzas paramilitares para el Cártel del Golfo a fines de los años 1990. Los Zetas se separaron del cártel en el año 2010.

Origen del nombre: Código de radio para los comandantes superiores del ejército

Líder: Heriberto “El Verdugo” Lazcano

Miembros: Estimado en hasta 10,000

Conocidos por: Violencia extrema, extorsión y secuestro

Territorio: Aunque el área principal de operación de Los Zetas es el noreste de México (estados de Coahuila y Nuevo León), el grupo opera en todo el país casi como franquicias, enviando miembros a un área que quieren controlar para reclutar criminales locales.

Fuentes: The Associated Press, Reuters

Evalúe este artículo

Votos Del Artículo: 3.0 / 5 (88 Votes)
 

Envíe sus comentarios

 
Comentario

Política de comentarios

* Obligatorio




1500 caracteres restantes (1500 máx.)

Button