Mientras que los lazos comerciales e influencia de Irán crecen en la región, el grupo terrorista marca un nuevo territorio para sus actividades y obtener financiamiento

Hizbulah en el continente americano

Volumen 4, No. 2 2011
La policía y los rescatistas permanecen cerca de un auto destruido el 17 de marzo de 1992, en Buenos Aires después de que una poderosa bomba explotó en la embajada de Israel, matando a 29 personas. Hizbulah, el grupo militante chíita libanés, fue culpado del ataque.  [AGENCE FRANCE-PRESSE]

La policía y los rescatistas permanecen cerca de un auto destruido el 17 de marzo de 1992, en Buenos Aires después de que una poderosa bomba explotó en la embajada de Israel, matando a 29 personas. Hizbulah, el grupo militante chíita libanés, fue culpado del ataque. [AGENCE FRANCE-PRESSE]

Teherán es el destino que eligen los líderes de los nuevos estados bolivarianos de Latinoamérica. Las amistosas reuniones diplomáticas han conducido a acuerdos energéticos, promesas de inversión que están ayudando a internacionalizar a la anteriormente hermética República Islámica de Irán y globalizar a las Américas. Los beneficios parecen evidentes: Irán ha prometido más de cinco mil millones de dólares en comercio e inversiones para la región durante años recientes, pero no muy lejos de la sonrisa de Mahmud Ahmadinejad está el legado y la amenaza de Hizbulah, una organización terrorista global que tiene lazos estrechos con el estado.

Considerado como un partido político por lo menos por un país de la región, los partidarios de Hizbulah se han estado reuniendo en el continente durante los últimos años, de acuerdo con informes y análisis del gobierno.

“Los terroristas transnacionales como Hizbulah y Hamás tienen organizaciones que residen en la región”, dijo el general Douglas M. Fraser, comandante del Comando Sur de los EUA en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales en julio del 2010. Hablando de Irán, el general Fraser continuó, “mi preocupación aquí es su apoyo tradicional a Hamás y Hizbulah y si esto tendrá o no un impacto en Latinoamérica y el Caribe”.

En julio de 1994, las repercusiones de la asociación de Irán con Hizbulah quedaron muy claras para la comunidad de judíos de Argentina integrada por 250,000 personas, la sexta más grande del mundo fuera de Israel. El 18 de julio del 2010, los argentinos marcaron el 16to aniversario del bombardeo del centro comunitario de la Asociación Mutual Israelita Argentina en Buenos Aires que mató a 85 personas y lesionó a cientos más. Los investigadores descubrieron que los partidarios de Hizbulah que tenían vínculos con la embajada iraní en Buenos Aires ayudaron a planear y llevar a cabo el ataque terrorista. Dos años antes del ataque, la embajada israelí en Buenos Aires fue destruida por un ataque suicida con bombas de Hizbulah, con apoyo de la embajada iraní.

En los últimos años, Irán ha pasado a aceptar a Latinoamérica diplomática y comercialmente, y ha abierto embajadas en Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Colombia, Chile y Uruguay. Irán cuenta con 12 embajadas en la región y un amplio despliegue de personal que realiza intercambios militares, diplomáticos y culturales.

Scott Stewart, ex investigador del Departamento de Estado de los EUA quien dirigió a un equipo de estadounidenses a Buenos Aires después del bombazo a la embajada en 1992, cree que Hizbulah sigue vigilando la región y que el grupo está dispuesto a dar un golpe cuando su liderazgo considere que las circunstancias son adecuadas.

“Tienen un gran entrenamiento y son capaces de hacer cualquier cosa”, dijo Stewart, quien ahora trabaja con la firma de inteligencia global Stratfor. “Los mismos actores y los mismos mecanismos están ahí [como en el bombardeo de la embajada]; por otro lado, no han mostrado la voluntad de actuar”.

Johan Obdola, venezolano, Director del Foro Internacional para la Inteligencia y Seguridad, es consciente de la amenaza que representan estos elementos. Obdola realizaba investigaciones de seguridad sobre el crimen organizado y narcotráfico en los estados de Amazonas y Bolívar en venezuela, pero recibió amenazas de muerte y eso lo obligó a exiliarse en Canadá. Obdola sigue realizando investigaciones sobre seguridad y tiene correspondencia con analistas y periodistas en venezuela, quienes han informado sobre una creciente relación entre Hizbulah y elementos terroristas dentro de las fronteras del país. “En el caso de Hizbulah, es importante que sean capaces de fortalecerse y extenderse a Latinoamérica; necesitan todos estos elementos, todos los esfuerzos y el apoyo que puedan adquirir”, dijo en entrevista telefónica.

Álvaro vargas Llosa, analista peruano y miembro del Instituto Independiente en Washington, cree que los partidarios de Hizbulah están sacando ventaja de su fácil acceso a Latinoamérica, pero la amenaza en el futuro es real. “Están más interesados en usar a Latinoamérica como una fuente de entrenamiento, de financiamiento, de apoyo político”, dijo. “Pienso que eventualmente serán capaces de asestar un golpe en Latinoamérica”.

Tropas iraníes preparan cohetes en un lanzacohetes durante un ejercicio militar cerca del Estrecho de Hormuz en mayo del 2010. Las fuerzas armadas de Irán realizan estos ejercicios con regularidad, quienes alardean de sus capacidades militares. [AGENCE FRANCE-PRESSE]

Tropas iraníes preparan cohetes en un lanzacohetes durante un ejercicio militar cerca del Estrecho de Hormuz en mayo del 2010. Las fuerzas armadas de Irán realizan estos ejercicios con regularidad, quienes alardean de sus capacidades militares. [AGENCE FRANCE-PRESSE]

Financiamiento del terrorismo

El financiamiento a las actividades terroristas de Hizbulah y el dinero canalizado al extranjero proveniente del continente americano ha sido evidente para un cierto número de gobiernos latinoamericanos desde los años 90, sobre todo en el área fronteriza compartida por Paraguay, Brasil y Argentina. Un informe que apareció en el año 2008 en el diario Global Crime sostiene que decenas de miles de millones de dólares se lavan ahí cada año. Las agencias de los EUA, incluyendo al Departamento de Estado, están preocupadas de que enormes cantidades de este efectivo ilícito sigan siendo canalizadas al Medio Oriente en apoyo a Hizbulah, como lo ha sido el caso de arrestos en el pasado de patrocinadores financieros de Hizbulah que trabajaban desde la región. El arresto ocurrido en Paraguay en junio del 2010 de Moussa Ali Hamdan, un libanés y financista de Hizbulah, fue el intento más reciente de contener esta fuente de financiamiento para el terrorismo. De acuerdo con Agence France-Presse, la Interpol ha acusado a Hamden de 31 crímenes, entre los que se incluye el financiamiento de operaciones para Hizbulah.

El almirante James Stavridis, predecesor inmediato del general Fraser como líder del Comando Sur de los EUA, declaró al Congreso en julio del 2010 que la red de financiamiento al terrorismo sigue “vivita y coleando”. “Las redes terroristas islámicas están presentes en el área de triple frontera, así como en otros países de la región”, explicó. “En la región existe una robusta red de apoyo financiero para Hizbulah, así como partidarios y simpatizantes activos”.

Un artículo del Global Crime indica que los habitantes de la región no consideran que la lucha contra el terrorismo es un problema. Existe tan poca voluntad política para aprobar leyes que restrinjan más el movimiento de fondos, y la vigilancia del gobierno entre los países ha perdido énfasis en los últimos tiempos. En Foz de Iguazú, Brasil, que cuenta con una población mayor de árabes que Ciudad del Este, en Paraguay, Hizbulah no se considera una organización terrorista, sino un partido político, y las relaciones de Brasil con Irán se están volviendo más cómodas.

Más allá del área de la triple frontera, los partidarios de Hizbulah han estado construyendo relaciones y haciendo dinero con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), un grupo terrorista que trafica drogas activamente desde Colombia y venezuela hacia Europa a través de África Occidental, de acuerdo con el Buró Internacional de Narcóticos y Asuntos del Orden Público, una agencia del Departamento de Estado de los EUA.

“No es que necesariamente [Hizbulah] esté involucrado en el tráfico de drogas, sino que se están beneficiando de la actividad del narcotráfico que las FARC ha establecido a lo largo de la región”, indicó Obdola. “Para Hizbulah, el país más importante que tienen ahora en toda Latinoamérica es venezuela”.

Obdola cree que el poder estelar del presidente venezolano Hugo Chávez como un ícono revolucionario para los grupos radicales del Medio Oriente significa que aquellos grupos son bien recibidos en su país, y ellos reciben apoyo logístico directamente de su gobierno.

Llosa y Obdola advierten que los partidarios de Hizbulah están infiltrando activamente las comunidades de origen libanés a lo largo de la región.

“Sabemos por ejemplo, que algunos venezolanos de origen libanés… han sido usados por el gobierno venezolano para cimentar los lazos con algunos de los países del Medio Oriente”, dijo Llosa, refiriéndose a Ghazi Nasr al Din, un diplomático venezolano que ha sido designado por el Departamento del Tesoro de los EUA como un facilitador y recaudador de fondos para Hizbulah. “Hizbulah ha estado penetrando pequeños grupos comunitarios, muy pocos hasta ahora, en los sectores muy populares o muy pobres de los países de América Latina, incluyendo a venezuela. Han estado reclutando seguidores”, explicó Obdola. “Para ellos es importante ganar protección de la comunidad para que más tarde expandan su presencia”.

Los partidarios de Hizbulah llevan una pancarta donde muestran a Sheik Hassan Nasrallah, líder del grupo y al presidente venezolano Hugo Chávez, arriba, durante un mitin en los suburbios bombardeados de Beirut, en septiembre del 2006. Chávez es visto como un héroe y un ícono revolucionario para muchos grupos radicales del Medio Oriente. [THE ASSOCIATED PRESS]

Los partidarios de Hizbulah llevan una pancarta donde muestran a Sheik Hassan Nasrallah, líder del grupo y al presidente venezolano Hugo Chávez, arriba, durante un mitin en los suburbios bombardeados de Beirut, en septiembre del 2006. Chávez es visto como un héroe y un ícono revolucionario para muchos grupos radicales del Medio Oriente. [THE ASSOCIATED PRESS]

El nuevo puerto seguro de Hizbulah

La influencia de Irán en la región sin duda está creciendo, lo cual es evidente por las paradas adicionales en los recorridos del Presidente Mahmud Ahmadinejad en América, así como el incremento de visitas recíprocas por los líderes de la región. En años recientes, Irán ha fortalecido sus vínculos con Brasil, Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. En cada visita viene la promesa de inversiones y el aumento del apoyo para la agenda del estado de Irán.

Liderada por Venezuela, la simpatía hacia Irán en los asuntos mundiales ha crecido desde Brasil hasta Bolivia, y con cada paso que Irán da para salir del aislamiento, los analistas dicen que los partidarios de Hizbulah están encontrando un refugio en el continente americano. En su informe sobre terrorismo por países de abril del 2009, el Departamento de Estado de los EUA advirtió que la ciudadanía venezolana y los documentos de identidad y de viaje seguían siendo fáciles de obtener. Además, los vuelos semanales de Damasco y Teherán hacia Caracas fueron sujetos a controles superficiales de inmigración y aduanas en Venezuela.

El Departamento del Tesoro de los EUA ha actuado para congelar los activos de los venezolanos empleados por el gobierno venezolano para proveer asistencia financiera y de otra clase a Hizbulah. El reciente establecimiento de un Banco Internacional de Desarrollo, iniciativa de Irán y venezuela, con $100 millones de dólares de financiamiento conjunto demuestra la amplitud de su relación financiera, y despierta la preocupación de que la canalización de fondos terroristas que estaban centrados en la región de la triple frontera ahora tenga un escenario más seguro en Venezuela.

Un trabajador de construcción aparece en un proyecto de viviendas en Calabozo, Venezuela, en octubre del 2008. Irán está ayudando a construir autos, tractores y bicicletas en Venezuela y se ha comprometido en proyectos de infraestructura y minería en Bolivia. [THE ASSOCIATED PRESS]

Un trabajador de construcción aparece en un proyecto de viviendas en Calabozo, Venezuela, en octubre del 2008. Irán está ayudando a construir autos, tractores y bicicletas en Venezuela y se ha comprometido en proyectos de infraestructura y minería en Bolivia. [THE ASSOCIATED PRESS]

Un informe emitido en abril del 2010 por el Departamento de Defensa de los EUA también señala que los miembros de la fuerza Qods, del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, o IRGC-QF, están operando actualmente en venezuela. El presidente Hugo Chávez está usando estas fuerzas para funciones de inteligencia y seguridad cercanas a su gobierno, pero Stratfor, del servicio de inteligencia privado, cree que hay algo más en su presencia. Un informe de abril del 2010 del Departamento de Defensa de los EUA describe cómo se utiliza la Fuerza Qods de Irán para proporcionar entrenamiento, armas y asistencia financiera a grupos sustitutos y organizaciones terroristas, como Hizbulah. Stratfor asegura que varios de los miembros de la Fuerza Qods en Venezuela en realidad son entrenadores de Hizbulah.

Llosa destaca las relaciones cada vez más fuertes entre Irán y Bolivia, donde Irán ha adquirido un interés en los depósitos de uranio. Mientras visitaba a Bolivia en agosto del 2010, el ministro iraní Ali Akbar Mehrabian anunció un préstamos de $254 millones de dólares para La Paz como parte de un acuerdo de cooperación que incluye la explotación minera de los recursos naturales de Bolivia. “Si esa clase de aventura conjunta entre los gobiernos boliviano e iraní es posible, también es muy probable que Hizbulah encuentre otro puerto seguro”, dijo Llosa. “Otro que sea menos obvio para el mundo externo”.

Evalúe este artículo

Votos Del Artículo: 3.0 / 5 (117 Votes)
 

Envíe sus comentarios

 
Comentario

Política de comentarios

* Obligatorio




1500 caracteres restantes (1500 máx.)

Button