Eduardo Arnal Palomera, Cónsul General de México en Denver, es un convencido de que las relaciones entre vecinos deben capitalizarse como oportunidades en aras del progreso de ambas partes. Por eso, apasionado, trabaja en el fortalecimiento de las relaciones entre su país y Colorado. Su tesón ha rendido frutos: a México y Colorado los unen no solo fuertes vínculos económicos y comerciales, sino también políticos y sociales.

Conexión México-Colorado Progreso, Respeto y Colaboración

Volumen 3, No. 2 2010
[IStock]

[IStock]

Eduardo Arnal Palomera, Cónsul General de México en Denver, es un convencido de que las relaciones entre vecinos deben capitalizarse como oportunidades en aras del progreso de ambas partes. Por eso, apasionado, trabaja en el fortalecimiento de las relaciones entre su país y Colorado. Su tesón ha rendido frutos: a México y Colorado los unen no solo fuertes vínculos económicos y comerciales, sino también políticos y sociales.

Orgulloso, recurre a estadísticas de desarrollo económico para dimensionar la importancia de la relación comercial entre México y Colorado. “México es el segundo socio comercial de Colorado después de Canadá y el primer mercado para los productos agrícolas de Colorado a nivel mundial; prácticamente todas las exportaciones de Colorado van a México, principalmente carne… Somos su primer consumidor”.

En la primera mitad del 2008, las exportaciones de Colorado a México rayaban en los US$ 517 millones y las exportaciones de México a Colorado estaban alrededor de los US$ 600 millones, de acuerdo con información de la Secretaría de Economía.

Entrevistado por Ágora en sus oficinas en Denver, Arnal Palomera hace énfasis en el impacto de la relación económica entre Colorado y México y recalca el beneficio que esa interrelación reporta a ambos en términos de generación de empleos. “Hay miles de trabajos de estadounidenses que están directamente relacionados con las exportaciones a México. Si Colorado no exportara a México, esos empleos se perderían”.

Luego se refiere a la importancia de la inversión de capital mexicano en proyectos industriales en los E.U.A., particularmente en Colorado. Menciona por ejemplo a Bimbo, una de las empresas panificadoras más grandes del mundo; Cemex, la empresa cementera; y Comex, la empresa de pinturas, todas organizaciones mexicanas con presencia en Colorado que generan empleos para estadounidenses. “Hay un número importante de estadounidenses que dependen de empresas mexicanas”, dice.

Y los ejemplos de capitales mexicanos en Colorado continúan. Cementos de Chihuahua es un buen ejemplo: Con una inversión de US$ 300 millones se estableció una planta en Pueblo, Colorado. Para cerrar con broche de oro la lista de inversiones mexicanas en Colorado, Arnal Palomera menciona la construcción del Four Seasons Hotel & Residences, un edificio de 50 pisos que actualmente se construye en el centro de Denver y se estima que entrará en operación a mediados del 2010. El 46 por ciento de la inversión total del proyecto, US$ 146 millones, es capital mexicano.

Pero el trato entre México y Colorado va más allá de la relación comercial. Existen lazos sociales y demográficos que fortifican las afinidades entre el estado norteamericano y México. Colorado es hogar para un poco más de 750,000 mexicanos, el 18 por ciento de la población. Arnal Palomera lo sabe, conoce exactamente la dimensión de su trabajo y está determinado a robustecer aún más la conexión de reciprocidad existente entre ambos vecinos.

“Desde el inicio del mandato del presidente Felipe Calderón, aquí en Colorado se han intensificado los contactos, el trabajo y la interrelación no solamente del gobierno sino inclusive de la sociedad entre México y Colorado”, comenta el Cónsul. Luego subraya que desde el 2006, Colorado ha recibido visitas de Secretarios de Estado mexicanos y de la esposa del presidente Felipe Calderón, Margarita Zavala. Además, se ha intensificado el interés común por misiones comerciales tanto en Colorado como en México y ha surgido el interés de autoridades locales de participar en eventos culturales mexicanos.

“Colorado es un ejemplo excelente de la relación de respeto con México”, comenta Arnal Palomera. “Es un ejemplo de cooperación, de participación, de amistad, y creo que es un ejemplo de lo que se puede hacer cuando fortalecemos los vínculos y relaciones entre nuestras naciones”.

Enumera una serie de ejemplos que ilustran la creciente interrelación entre México y el estado de Colorado. “Las relaciones entre México y Colorado están en su mejor momento. Y eso se ve en todos lados; se ve en el festival internacional de cine de Denver, en la vida cultural de la ciudad, en el trabajo de las autoridades. Se ve en la cooperación del Gobierno de México y la Secretaría de Educación del Estado de Colorado, en la donación de libros de texto en español de México a Colorado... en el intercambio de maestros entre México y Colorado, en el flujo de inversiones, en el comercio y en todos los ámbitos de la sociedad se nota la excelente relación entre México y Colorado”.

El Cónsul se refiere al incremento del turismo mexicano en Colorado y especifica que el primer grupo de extranjeros que visita Colorado, con fines recreacionales, es de mexicanos.

Eduardo Arnal Palomera [Tech. Sgt. Aaron Bujan /US northern command]

Eduardo Arnal Palomera [Tech. Sgt. Aaron Bujan /US northern command]

Evolucióny progreso

Desde su perspectiva en Colorado, el Cónsul General analiza la transformación que a través de los años ha sufrido la relación económica entre México y los E.U.A. y señala el posicionamiento económico que México ha logrado en la escala internacional. “México es el tercer socio comercial más grande a nivel mundial después de Canadá y China y somos el segundo mejor consumidor después de Canadá. En el 2008, México le compró a los E.U.A. bienes por más de US$ 152 mil millones; y eso fue más de lo que le compraron Inglaterra, Francia y Japón juntos, o más de lo que le compraron China y Japón juntos”.

Las estadísticas hablan por sí mismas y para Arnal Palomera, la interrelación económica y comercial entre México y los E.U.A. es uno de los puntos más fuertes que definen la relación bilateral. “Es destacable que México es prácticamente el segundo mejor mercado para los productos estadounidenses a nivel mundial; nuestros vínculos económicos con los E.U.A. son muy grandes y muy fuertes”.

Además de ser un fuerte consumidor de productos estadounidenses, México también juega un papel preponderante como exportador a su vecino del norte. Sustentado en datos económicos internacionales, Arnal Palomera destaca que además de ser el tercer proveedor de petróleo a los E.U.A., México también produce uno de cada 10 vehículos y el 25 por ciento de las televisiones que se venden en la Unión Americana.

La progresista relación entre México y los E.U.A. no sólo ha determinado cambios económicos, sino también ha marcado la pauta para cambios políticos. Uno de ellos, de considerable importancia, es que la diplomacia ha dejado de ser una potestad de diplomáticos y que ya no es solamente la Secretaría de Relaciones Exteriores de México o el Departamento de Estado de los E.U.A. quienes hacen la política o la diplomacia internacional, comenta Arnal Palomera.

“Cada vez es más común que exista el contacto y las relaciones de diversos órdenes y diversos niveles de gobierno en ambos países. Cada vez hay más casos de diplomacia parlamentaria; hay alcaldes, gobernadores que llaman directamente a sus homólogos en México o los E.U.A. y organizan reuniones bilaterales de diversa índole”.

La estrecha  colaboración  económica entre  México y Colorado  incluye la inversión  de capital en la  construcción del  Four Seasons Hotel  & Residences de 50  pisos en el corazón  de Denver. [Kelly Carbajal]

La estrecha colaboración económica entre México y Colorado incluye la inversión de capital en la construcción del Four Seasons Hotel & Residences de 50 pisos en el corazón de Denver. [Kelly Carbajal]

Coloradenses a México

Además de su trabajo en busca de mejor vida para sus connacionales en los E.U.A., Arnal Palomera es un promotor de las inversiones de coloradenses en México. Desde que inició su gestión hace casi tres años, Arnal Palomera ha impulsado proyectos que ahora se encuentran en espera como resultado de la crisis económica internacional.

Entre otros de los planes se encuentran la instalación de una planta de plasma o suero en San Juan del Río, Querétaro; la creación de una planta de generación de biocombustible a partir del aceite de coco en Mérida, Yucatán; además de un proyecto de desarrollo de turismo médico con la instalación de hospitales estadounidenses en Baja California para atender a estadounidenses visitantes o radicados en México.

Trabaja por su gente

Arnal Palomera tomó posesión del Consulado General de México en Denver el 5 de septiembre del 2007, y desde entonces no ha descansado en su labor. Se mantiene en contacto con las comunidades mexicanas en busca de brindarles las herramientas necesarias para que se puedan integrar mejor a los lugares donde viven.

Sostiene intensas campañas de comunicación para informar sobre los servicios y programas del consulado, pero también para educar a sus connacionales sobre el marco normativo y legal de los E.U.A.

Arnal Palomera sabe que es el representante de más de 750,000 mexicanos que habitan en Colorado y 50,000 mexicanos que radican en Wyoming. Ha visitado todo el territorio de la circunscripción y ha conversado con los mexicanos para conocer de cerca sus necesidades.

Una de sus metas cuando asumió el cargo era mejorar y profesionalizar el servicio del consulado batiendo tiempos de espera. De acuerdo a datos del propio consulado, cuando Arnal Palomera asumió su responsabilidad como Cónsul General, había casos con hasta nueve meses de espera, ahora el tiempo de espera no rebasa las 24 horas.

Hacer accesible los servicios a la comunidad mexicana fue otro de los objetivos trazados al inicio de su gestión. Y mediante el programa móvil, llevan los servicios consulares a los sitios más remotos.

En opinión del Cónsul para Asuntos Comunitarios en Denver, Laszlo Kalloi-Larrañaga, el trabajo de Arnal Palomera ha contagiado al resto de los trabajadores, que entienden su labor como un compromiso con sus connacionales. El Consulado General de México en Denver organiza jornadas sabatinas, e incluso ha abierto sus puertas los domingos con el tiempo donado por los empleados del consulado.

Otra de las tareas que se ha encomendado el propio Arnal Palomera en los últimos meses es la campaña de concientización y apoyo al censo poblacional para promover la participación de las comunidades mexicanas en el censo. “Les explicamos la importancia de ser contados”, señala.

“Queremos que la población mexicana se integre a las comunidades. La intención es que nuestros paisanos se integren de manera armónica a las comunidades donde viven, que participen y que entiendan cómo operan las leyes en este país, que confíen en los cuerpos de seguridad pública y que denuncien abusos y delitos sin temor a repercusiones de índole migratorio”, expresa Arnal Palomera. Al mismo tiempo, destaca que la intención es mejorar las condiciones de seguridad y vida de las comunidades mexicanas en el exterior.

Pero el Cónsul mexicano no solo trabaja con las comunidades mexicanas en el exterior. También enfoca su quehacer en fortalecer relaciones con actores políticos, sociales y con líderes de opinión en Colorado para difundir la cultura y la historia de México, y para que entiendan a ese segmento poblacional que también forma parte del Estado.

El Consulado General de México en Denver fue fundado en 1893 y es considerado el más grande en la región de las Rocallosas y el más antiguo en los E.U.A. Atiende a los 64 condados del estado de Colorado y a 13 condados del este de Wyoming. Además supervisa a otros tres consulados en Utah, Idaho y Nebraska.

Eduardo Arnal Palomera,  Cónsul General de México  en Denver, Colorado,  posa con recolectores de  papas durante una gira  de trabajo recorriendo los  64 condados de Colorado  y los 13 en Wyoming  que corresponden a su  circunscripción consular. [CONSULATE GENERAL OF MEXICO IN DENVER, COLORADO]

Eduardo Arnal Palomera, Cónsul General de México en Denver, Colorado, posa con recolectores de papas durante una gira de trabajo recorriendo los 64 condados de Colorado y los 13 en Wyoming que corresponden a su circunscripción consular. [CONSULATE GENERAL OF MEXICO IN DENVER, COLORADO]

Nadie Se Muda

En opinión del Cónsul mexicano, la situación de vecindad entre México y los E.U.A. ofrece una gran oportunidad para ambos países. “México tiene la posición geopolítica más estratégica a nivel mundial. Tenemos acceso a dos océanos, la frontera común con la mayor economía del mundo; eso nos pone en una posición de privilegio y oportunidad”.

“La visión de México ha cambiado radicalmente”, agrega Arnal Palomera y recalca que la antigua idea de que la cercanía con los E.U.A. era considerada negativa ha cambiado. “En México se ha logrado cambiar la idea enmarcada en aquella frase que se atribuye al ex presidente Porfirio Díaz: ‘¡Pobre de México! ¡Tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos!’. Ahora, nadie ve o piensa, ni remotamente, en algo como eso”, enfatiza el Cónsul mexicano.

Contrario a la idea de Díaz, Arnal Palomera está convencido de que la cercanía territorial va a reportar frutos y dividendos a ambas naciones, pero señala que en definitiva deben trabajar juntos en temas que atañen a ambas naciones.

No obstante, comenta: “Hay muchos temas que afinar, que arreglar, pero estoy convencido de que vamos por el camino correcto y finalmente, independientemente de nuestras diferencias, yo creo que podemos unirnos en áreas comunes para beneficio común”.

Continúa su reflexión sobre las relaciones entre México y los E.U.A.: “Tenemos historias distintas, tenemos culturas y tradiciones distintas, pero también tenemos valores y principios que compartimos. Ambos países y sus habitantes creemos en la democracia, la libertad, creemos en el estado de derecho, en que es necesario cumplir con la ley y trabajar para poder conseguir nuestros sueños. Tenemos muchas más cosas que nos unen de las que nos separan”.

Luego se refiere a las voces discordantes y críticas sobre las relaciones entre ambos países y señala que esas posiciones son producto de visiones maniqueas. “No podemos pretender que todo lo bueno está de un lado y todo lo malo del otro. Ambos países tienen cosas buenas y cosas malas. Y como cualquier sociedad y como cualquier ser humano, tanto americanos como mexicanos tenemos que aprender de lo bueno y tratar de corregir lo malo”.

Y concluye contundente, “para seguir viviendo y conviviendo… porque vamos a seguir ahí, ni Estados Unidos se va a mudar, ni nosotros tampoco; entonces vamos a seguir siendo vecinos. Y si nadie se muda, tenemos que ir viendo la forma de cómo podemos llevar una buena vecindad de cooperación, trabajo y de amistad”.

Evalúe este artículo

Votos Del Artículo: 3.0 / 5 (150 Votes)
 

Envíe sus comentarios

 
Comentario

Política de comentarios

* Obligatorio




1500 caracteres restantes (1500 máx.)

Button