Pasar la frontera de México a los Estados Unidos solía ser una travesía bastante fácil, relativamente barata, pero hoy que los cárteles mexicanos de la droga acaparan el negocio del contrabando de personas, resulta mucho más costoso —y a veces mortal.

Los Cárteles Acaparan las Operaciones de Tráfico de Personas

Volumen 2, No. 4 2009

Pasar la frontera de México a los Estados Unidos solía ser una travesía bastante fácil, relativamente barata, pero hoy que los cárteles mexicanos de la droga acaparan el negocio del contrabando de personas, resulta mucho más costoso —y a veces mortal.

Antes de que siquiera crucen la frontera, los potenciales inmigrantes ilegales pueden encontrarse a sicarios del cártel que cobran dinero y luego ordenan cuándo y dónde cruzar hacia los Estados Unidos. En algunos casos, los cárteles combinan contrabando de drogas y de personas, forzando a los inmigrantes a convertirse en “mulas’’ portando cargas de drogas al pasar la frontera, reportó el períodico San Francisco Chronicle. En otras ocasiones, se envía a los inmigrantes como señuelos humanos, para distraer a los agentes de la patrulla fronteriza y alejarlos de los envíos de droga, reportó el períodico Orange County Register.

Con la mayor seguridad y las nuevas paredes a lo largo de la frontera, el viaje a los EE. UU. pasando por terreno peligroso puede resultar extenuante. Algunos mueren por las inclemencias del desierto. Además, no sólo se arriesgan a ser capturados por los agentes de la Patrulla Fronteriza, sino que cada vez más existe el peligro de ser secuestrados por una pandilla rival de contrabandistas —práctica denominada “robo de cargamento”.

Aun cuando logren llegar a una “casa de depósito” para esperar dispersarse a las comunidades donde pueden encontrar trabajo o reunirse con parientes, no siempre representa esto el final de una travesía segura.

El destino de un inmigrante fue detallado por el Fiscal General de Arizona Terry Goddard en testimonio ante el Comité Judicial del Senado de los EE. UU.

“En un caso típico, seis contrabandistas llevaron a 20 inmigrantes indocumentados a una casa de depósito en Phoenix. Poco después de llegar, los inmigrantes fueron informados de que el precio por traerlos a Arizona sería el doble de lo que les habían dicho. Cuando uno de los miembros del grupo objetó, los coyotes lo llevaron a otro cuarto y le dispararon, asesinándolo”, dijo Goddard durante una audiencia sobre Respuestas del orden público a los cárteles mexicanos de la droga, en marzo.

Durante años, muchos de los que aspiraban a cruzar la frontera han usado “coyotes” —guías con rutas y métodos establecidos de contrabando. Los coyotes eran empresarios independientes y, según el reportaje del Chronicle, en 1993 las tarifas del coyote eran de US$ 500 por persona, una fracción del costo hoy en día.

“Este solía ser un negocio familiar. El coyote y el inmigrante eran del mismo pueblo; había una conexión”, explicó el profesor de la Universidad Estatal de Arizona Carlos Vélez-Ibáñez en el reportaje del Chronicle. Pero ahora, señaló, el negocio del contrabando de personas “está en las manos de una gente realmente mala que sólo trata al inmigrante como producto”.

Goddard concordó, “Por un tiempo, creo que existió la idea de que los coyotes eran una especie de libertadores, que casi eran como la gente de Humane Borders que daba agua y transporte por ser buenos de corazón”, dijo Goddard a The Associated Press (AP).

Esa percepción ha quedado obsoleta, señaló. “Las personas que enfrentamos ahora están bien organizadas, muy bien armadas y, aparentemente, nada las detiene para aumentar al máximo su ganancia con seres humanos. Eso incluye ejemplos de brutalidad extrema y asesinato. Hace que el negocio de las drogas parezca casi bueno en comparación”, reportó AP.

Si los inmigrantes no tienen el dinero cuando los coyotes exigen un pago más alto, las consecuencias pueden ser nefastas.

“Torturan a la gente. Secuestran a la gente. Casi todas las noches, la policía de Phoenix recibe una o varias llamadas con variaciones de la misma historia —‘Mi esposa está retenida en una casa de depósito de Phoenix y dicen que van a torturarla y asesinarla si no les pagamos miles de dólares’ ”, dijo el Alcalde de Phoenix Phil Gordon a los miembros del Congreso.

Para las mujeres, el secuestro y la tortura no son los únicos peligros. Varias organizaciones criminales mexicanas participan en contrabando de mujeres, cruzando la frontera y forzándolas a la prostitución.

Más de 30 hombres semidesnudos y temblorosos fueron encontrados en una casa de un suburbio de Phoenix, Arizona. La policía reportó que habían sido prisioneros de una pandilla que los trajo ilegalmente desde México.

Más de 30 hombres semidesnudos y temblorosos fueron encontrados en una casa de un suburbio de Phoenix, Arizona. La policía reportó que habían sido prisioneros de una pandilla que los trajo ilegalmente desde México.

“Las drogas se venden una sola vez. Pero la gente puede venderse una y otra vez. Y utilizan a estas personas una y otra vez hasta que quedan tan mal que no pueden usarlas más”, indicó la Representante de los EE. UU. por el estado de California Loretta Sanchez en un reportaje del períodico Los Angeles Times acerca del contrabando de personas. Dijo que la codicia y el oportunismo motivó a los cárteles a participar en el negocio de contrabando de personas. El reportaje del Times destacó que a fines de la década de los 90, los cárteles empezaron a cobrar a los coyotes por contrabandear inmigrantes a través del territorio controlados por ellos cerca de la frontera entre los EE. UU. y México. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, cuando la seguridad fronteriza empezó a acentuarse, aumentó el precio por cruzar y los cárteles empezaron a participar más directamente. Los cárteles de la droga han tenido desde hace tiempo rutas establecidas para contrabandear droga y han desarrollado mucha experiencia en ese aspecto. Tienen organizaciones sofisticadas, a menudo están mejor armados que los oficiales del orden público y poseen una larga trayectoria de sobornar a los oficiales por información y por permitirles pasar de manera segura con su carga. También tienen abundantes recursos a su disposición para funciones de inteligencia, logística, comunicaciones y transporte. Con su historial exitoso de cruzar la frontera para contrabandear drogas hacia el norte y efectivo y armas hacia el sur, no resultó difícil agregar el contrabando de personas a su lista de delitos.

Y se puede ganar mucho dinero. Goddard citó un estudio del 2004 que estima que en Arizona únicamente, ingresaron entre 3,000 y 4,000 inmigrantes diariamente desde México y las organizaciones de coyotes que contrabandearon su entrada recibieron aproximadamente US$ 2 mil millones al año.

Un reportaje de AP citó a oficiales estadounidenses y mexicanos que señalaron que el cártel de droga de Sinaloa ha consolidado el control de la mayor parte de las rutas desde México hasta Arizona.

Arturo Sarukhan, embajador mexicano en los Estados Unidos, dijo que la participación de cárteles en las operaciones de contrabando de personas ha llevado a más violencia.

“Las operaciones que hay ahora en la frontera ya no son los negocios familiares de ‘coyotes’ que se veían en la frontera durante décadas. Estos son grupos de crimen organizado que están predominando, desplazando a estos pequeños negocios de coyotes, de contrabandistas de personas, y están irrumpiendo en esta actividad”, comentó Sarukhan. “Esto no sólo explica por qué se han disparado los costos de pasar a alguien al otro lado de la frontera de US$ 1,500 a US$ 2,000 a US$ 5,000, sino que también explica la violencia que está surgiendo pues los sindicatos de la droga se aseguran de eliminar a sus rivales del negocio del contrabando de personas.

“Pero también negocian con vehículos robados, secuestros y extorsión, así que el nivel de violencia a lo largo de la frontera va en aumento”.

No sólo son los inmigrantes cautivos en casas de depósito quienes se exponen al peligro, sino que a veces también los coyotes se arriesgan, cuando un grupo rival irrumpe en una casa de depósito o secuestra a los contrabandistas con furgones llenos de inmigrantes. Algunas de estas redadas se realizan para robarles los inmigrantes a los contrabandistas originales o para llevarse droga contrabandeada o para cobrar una deuda pendiente. Pero en algunos casos también secuestran a los contrabandistas originales o a sus seres queridos y piden rescate, el cual puede ser entre US$ 30,000 y US$ 1 millón, según un reportaje de CNN.

Aunque ocurren muchas invasiones de hogares y secuestros en estados fronterizos, un informe del Departamento de Justicia de los EE. UU. identificó a 230 ciudades estadounidenses donde los cárteles mexicanos y filiales “mantienen redes de distribución de droga o suministran drogas a distribuidores”. Con la presencia de drogas viene de la mano el potencial para la violencia. El año pasado, cerca de Birmingham, Alabama, la policía encontró los cadáveres de cinco hombres degollados. The New York Times reportó que los asesinatos fueron supuestamente por una deuda de US$ 450,000 pendiente de pagar a un grupo narcotraficante en Atlanta, Georgia, que ha pasado a ser un centro de distribución de drogas contrabandeadas desde México.

Una variedad de oficiales estatales, locales y federales han pedido al Congreso más fondos para apoyar todos los niveles de la labor de las instituciones del orden público contra los cárteles. Aquellos oficiales también aplaudieron la valentía del compromiso del gobierno mexicano de enfrentar a los cárteles y elogiaron al presidente mexicano Felipe Calderón por la perseverancia de su gobierno a medida que ha ido en aumento la violencia relacionada con los cárteles. Llamaron a continuar el apoyo a la labor de México y a aumentar la colaboración entre las entidades de los Estados Unidos y México que luchan para desmantelar los cárteles y reforzar los sistemas mexicanos del orden público y judiciales.

Gordon citó varias operaciones conjuntas donde participan entidades policiales y federales de Phoenix que han desmantelado pandillas contrabandistas de droga y personas, además de actividades de lavado de dinero. Dijo que el departamento de policía de su ciudad tiene un programa pionero para plantar agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, conocido como ICE, para participar en arrestos y proporcionar al departamento inteligencia y acceso a las bases de datos federales.

La ciudad también ha plantado oficiales de policía en el FBI y fiscales municipales en la Fiscalía de los EE. UU., y Gordon dijo que todos los programas están dando resultado.

Un punto que han mencionado muchos en el ámbito del orden público es la necesidad de una estrategia bien integrada para luchar contra los cárteles. La Oficina de Contabilidad del Gobierno de los EE. UU. emitió hace poco un informe llamando a cooperar mejor entre la Administración de Control de Drogas de EE. UU, el Servicio de Aduana y Protección Fronteriza de los EE. UU. y el ICE. Las autoridades estatales y locales que testificaron hace poco ante comités del Congreso no sólo llamaron a mejorar la cooperación entre las agencias federales, sino también a cooperar conjuntamente con el municipio, el condado, el estado y las agencias tribales que enfrentan el problema.

“Cuando se fundó este país, nadie concebía ni imaginaba que controlar la inmigración iba a ser una misión que quedaría a cargo de alcaldes y departamentos locales de policía, pero aquí estamos”, dijo Gordon.

“El Coyote — Muerte a quien lo sigue, ¡no confíes!”, advierte un póster en Tucson, Arizona. El mensaje de la Patrulla Fronteriza de los EE. UU. formaba parte de una campaña binacional contra el contrabando de personas.

“El Coyote — Muerte a quien lo sigue, ¡no confíes!”, advierte un póster en Tucson, Arizona. El mensaje de la Patrulla Fronteriza de los EE. UU. formaba parte de una campaña binacional contra el contrabando de personas.

Evalúe este artículo

Votos Del Artículo: 3.0 / 5 (140 Votes)
 

Envíe sus comentarios

 
Comentario

Política de comentarios

* Obligatorio




1500 caracteres restantes (1500 máx.)

Button