Cuando un terremoto devastó Haití el 12 de enero del 2010, un grupo de voluntarios mexicanos conocido alrededor del mundo por sus habilidades rescatistas fue uno de los primeros en responder.

‘Los Topos’ salvan vidas

Volumen 3, No. 2 2010
Oscar Oliva, comandante de Los Topos de Cancún, abraza a su compañero luego
   de rescatar de los escombros el 19 de enero a la anciana de 69 años Ena Zizi,
   víctima del terremoto en Haití. [ASSOCIATED PRESS]

Oscar Oliva, comandante de Los Topos de Cancún, abraza a su compañero luego de rescatar de los escombros el 19 de enero a la anciana de 69 años Ena Zizi, víctima del terremoto en Haití. [ASSOCIATED PRESS]

Cuando un terremoto devastó Haití el 12 de enero del 2010, un grupo de voluntarios mexicanos conocido alrededor del mundo por sus habilidades rescatistas fue uno de los primeros en responder.

Los Topos de Tlatelolco es un equipo de voluntarios mexicanos que ha sacado de los escombros a cerca de 200 víctimas de terremotos en países tan distantes como Indonesia, Taiwán e Irán. Llegaron a Haití el 14 de enero.

“Vamos a rendir lo mejor de nosotros a nombre del pueblo de México”, dijo Héctor Méndez, uno de los fundadores del grupo, a la agencia de noticias Agence France-Presse.

Enfundados en sus overoles anaranjados, Méndez y otros cuatro voluntarios llegaron en la madrugada al Aeropuerto Internacional de Ciudad de México como parte del grupo de avanzada de Topos que viajó hacia Haití vía Miami. El resto del contingente partió el día siguiente, conformado por 20 Topos que trabajarían en cuatro grupos. Otros 30 miembros del grupo se quedaron en México.

[Getty Images]

[Getty Images]

Integrantes del equipo de búsqueda y rescate de México buscan la manera de
   atravesar los escombros del edificio de St. Gerard en Puerto Príncipe para
   llegar hasta los sobrevivientes del terremoto el 15 de enero. Los expertos
   mexicanos llegaron a Haití antes de que hubieran transcurrido 72 horas del
   terremoto del 12 de enero.[Getty Images]

Integrantes del equipo de búsqueda y rescate de México buscan la manera de atravesar los escombros del edificio de St. Gerard en Puerto Príncipe para llegar hasta los sobrevivientes del terremoto el 15 de enero. Los expertos mexicanos llegaron a Haití antes de que hubieran transcurrido 72 horas del terremoto del 12 de enero.[Getty Images]

“En casi 25 años hemos rescatado con vida a unas 200 personas, en operaciones sumamente difíciles”, dijo Rafael López, otro de los fundadores quien también trabaja como miembro del Sistema de Protección Civil.

Sus uniformes y la sola mención de su nombre llaman la atención y hace que viajeros que llegan a la terminal se acerquen a saludarlos y darles ánimo.

También reciben consideraciones especiales del personal de seguridad, que les permite entrar a la sala de abordaje con mazos y cuchillos, sus principales herramientas, pegadas al cuerpo —algo poco común dadas las actuales medidas de seguridad en los aeropuertos.

En sus mochilas llevan equipo médico, alimentos y todos los enseres necesarios para hospedarse en un “hotel llamado Zona de Desastre”, bromeó Méndez antes de partir.

El grupo surgió espontáneamente en 1985 cuando un terremoto de 8.1 de magnitud barrió literalmente con la colonia de Tlatelolco, en el centro de la capital mexicana. Entonces vecinos y conocidos se organizaron para rescatar a la gente atrapada en los edificios derruidos.

A lo largo de un cuarto de siglo han acumulado una amplia experiencia que los convierte en uno de los grupos más especializados a nivel mundial en tareas de rescate.

Aunque su mayor satisfacción es haber rescatado con vida a muchas personas, Los Topos también han enfrentado la triste labor de sacar de las ruinas a cientos de cadáveres.

El tsunami de diciembre del 2004 los marcó profundamente, cuando en Indonesia tuvieron que trabajar “en una ciudad muerta, donde lo único que existía eran escombros y cadáveres”, indicó López.

Muchos mitos se han tejido sobre su trabajo. Uno de ellos asegura que son pequeños “hombres goma” capaces de flexibilizar sus cuerpos de tal forma que pueden penetrar en angostos huecos entre los escombros. López explica que la complexión física no importa porque “nosotros fabricamos los túneles para poder entrar y tienen que ser suficientemente amplios para sacar a la gente”.

Otra historia asegura que algunos de ellos han recibido regalos como joyas y automóviles de personas adineradas que han salvado. “Eso es falso; tenemos un código de ética que sólo nos permite recibir ayuda para traslados y compra de equipo”, puntualizó López antes de colgarse al hombro una vieja mochila para embarcar hacia Haití.

En las dos semanas siguientes al temblor, Los Topos habían rescatado a por lo menos nueve víctimas. Entre ellos, destaca el rescate de Ena Zizi, una anciana haitiana de 69 años de edad que permaneció atrapada durante siete días bajo los escombros de lo que fue una iglesia. Leopoldo Vázquez, miembro voluntario de la brigada y su asistente canino Sombra, llevó a cabo el rescate.

Evalúe este artículo

Votos Del Artículo: 3.1 / 5 (148 Votes)
 

Envíe sus comentarios

 
Comentario

Política de comentarios

* Obligatorio




1500 caracteres restantes (1500 máx.)

Button